Por fin empezamos a construir algo, reforzamos las cimentaciones y ya se elevan las paredes maestras por encima de los arcos de la planta baja, al nivel del nuevo forjado. Unas cuanta bovedillas, hierro y más de 40 toneladas de hormigón y ya tendremos el suelo!

El nuevo forjado se ‘cose’ a las paredes en las zonas agrietadas:

El equipo de trabajo 🙂

Poco a poco se va echando el hormigón:

Me encantan las vistas desde las ventanas, mires donde mires son bonitas.
Por ahora nos podemos olvidar de la planta baja hasta la fase 2.

Advertisements